¿Ni una menos, qué?

Una segunda lectura sobre la marcha

La marcha de la semana pasada fue multitudinaria. Si la idea era realizar una manifestación a-partidaria (mas no a-política, naturalmente), podemos decir que el objetivo se cumplió. Personas de distintas edades, condiciones económicas y posiciones políticas, unidas por una causa común, dieron vida a una masa de anónimos reunida en un mismo lugar y por una misma consigna.

Lejos de la indeterminación que caracterizó al recordado “18-F”, aquella marcha que quedó entre el homenaje a uno y el repudio hacia varios, el “Ni una menos” parecía manifestar una consigna concreta: no a la violencia hacia las mujeres.

Por otro lado, y simultáneamente, debemos mencionar que el propósito de la marcha parece haberse situado en un marco sumamente amplio, que incluye múltiples problemas y lecturas. Así, la lucha contra la violencia hacia las mujeres abarca diferentes situaciones, que pueden ir desde el “piropeo” callejero hasta el femicidio, y en torno a las cuales existen distintas interpretaciones –entre las mismas personas que fueron a la marcha. ¿Cómo explicar, entonces, que tanta gente se haya unido bajo una misma bandera, teniendo en cuenta estas diferencias (en algunos casos, irreconciliables)?

Y ahí parece estar la clave: no había una sola bandera porque, sencillamente, no había una sola voz. La consigna “original” apuntaba al femicidio, pero no podemos afirmar que los cientos de miles de personas que participaron apuntaran sólo a los femicidios. Cada uno tuvo en mente sus propósitos: algunos se limitaron a respetar la idea inicial de los convocantes, mientras que otros sumaron al problema de los femicidios una serie de cuestiones adyacentes, sobre las cuales no hay un consenso general.

De esta manera, entraron en juego hechos problemáticos como los del derecho al aborto seguro y gratuito, o la consigna que decía “Para decir ´Ni una menos´ hay que dejar de ver a Tinelli”, entre otros. A esta altura, y ante semejantes diferencias al interior de la marcha (o mejor dicho, al interior de las opiniones de aquellos que participaron de la marcha), debemos preguntarnos: ¿Ni una qué menos?

Ni-una-menos2
Ilustración de Demian Aiello

¿Ni una mujer menos víctima de la violencia física, psicológica o de cualquier otro tipo por parte de su pareja? ¿Ni una chica menos violada y asesinada? ¿Ni una mujer menos incapaz de acceder a un aborto seguro y gratuito? ¿Ni una mujer menos víctima de la trata? ¿Ni una mujer menos que practique la prostitución? ¿Ni una mujer menos que reciba menos ingresos que un hombre, por el hecho de ser mujer? ¿Ni una mujer menos que participe en el programa de Tinelli? ¿Ni una chica menos incapaz de ejercer plenamente su sexualidad? ¿Ni una mujer menos “piropeada” en la calle?

“Ni una menos” es una consigna que (casi) todo el mundo puede tomar como propia. “Ni una menos” puede ser leído no tanto como la toma de posición frente a un problema, sino tal vez como el reconocimiento masivo de que existen distintos problemas, distintas situaciones conflictivas en torno a la mujer, que como dijimos van desde los femicidios hasta cuestiones sobre las cuales las lecturas se dividen, como la prostitución, el aborto, el “piropeo” y programas como el de Tinelli.

Las posturas y los argumentos tomados ante estas situaciones serán diversas, pero lo que parece común a todos los actores involucrados es la convicción de que estos hechos son problemáticos y no pueden ser ignorados. Lo que hay de común, en última instancia, es el deseo de participar, de alguna manera, en los asuntos públicos; el deseo de hacer política.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s