Enoch Soames, de Max Beerbohm

En 1940 se publicó una antología de literatura fantástica, compilada por tres eminencias de las letras argentinas: Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares y Silvina Ocampo. Está compuesta, como es de esperar, por una hermosa colección de relatos cuyo condimento común es el suceso fantástico.

El quinto cuento presentado en la selección se titula Enoch Soames, y pertenece al escritor inglés Max Beerbohm, también caricaturista, habituado a realizar parodias acerca de sus contemporáneos, de la noción de intelectual, y, finalmente, de sí mismo. Son conocidas sus críticas sarcásticas acerca de la figura del Dandy: su primera obra, de 1896, contiene un ensayo titulado Dandies and Dandies. Además, no hay que olvidar sus caricaturas de su contemporáneo Oscar Wilde:

6a00d8341c10fd53ef0168ea9b74ba970c-500wi

El cuento narra una historia particular, ocurrida a un escritor ficticio, llamado, ustedes adivinaron, Enoch Soames, y comienza así: “Cuando el señor Holbrook Jackson publicó un libro sobre la literatura de la penúltima década del siglo XIX, miré con ansiedad el índice, en busca del nombre SOAMES, ENOCH. Temía no encontrarlo. En efecto, no lo encontré.”

Holbrook Jackson, nacido en Liverpool, escritor, periodista y editor, fue, efectivamente, una persona real. De comienzo podemos decir que este cuento contiene un ingenioso juego entre realidad-ficción, o más bien, la escritura de una falsa autobiografía, según la cual un personaje con el mismo nombre que el autor (el narrador se llama Max Beerbohm) se asemeja mucho a este, o tal vez, el autor ingresa en su propio mundo narrativo para ficcionalizar algo que le ocurrió. La cuestión de la autobiografía ficcional (utilizada todo el tiempo por el mismo Borges en sus cuentos: tomemos como ejemplo paradigmático al conocidísimo Tlön, Uqbar, Orbis Tertius), permite al lector generar nuevas conexiones entre los géneros ficcionales y los de no ficción. En este caso particular, Beerbohm utiliza su personaje como mascarilla para parodiar, así como lo hace con sus caricaturas, al campo literario inglés.

Si a esta ingeniosa y sarcástica reflexión acerca de la figura del escritor y de la búsqueda obsesiva por la fama y el reconocimiento agregamos el genial giro narrativo que asemeja al cuento al género de la ciencia ficción, la encantadora recreación de la figura del diablo, o los hermosos poemas a los cuales el desdichado Soames no ha podido salvar del olvido, encontramos uno de los más heterogéneos cuentos de la antología.

Cierro con uno de esos poemas y con la duda de a quién atesorar más: al Borges escritor, o al lector.

TO A YOUNG WOMAN

“Thou art, who hast not been!

Pale tuns irresolute

and traceries of old sounds

blown from a rotted flute

mingle with noise of cymbals roughed with dust,

nor not strange forms and epicene

lie bleeding in the dust,

being wounded with wounds.

For this it is

that in thy counterpart

of age-long mockeries

thou hast not been nor art![1]

[1] A UNA JOVEN: ¡Eres, tú que no has sido! / Pálidas melodías inseguras, / rastros de antiguos sonidos / exhalados por una flauta podrida / se mezclan a los címbalos adornados de moho / y tampoco extrañas formas y epicenas / sangrando yacen en el polvo / heridas con heridas. / Por eso es / que en tu réplica / de mofas milenarias / ¡no has sido ni eres!

Anuncios

2 comentarios

  1. He de dejar constancia de mi admiración por tu prosa y por la profundidad de tus pensamientos. Y ese caudal crece desmesuradamente considerando tu juventud. Y me asombro por ello ya que no soy nada dado a halagar y sí a la crítica.
    Un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s